El Ayuntamiento de Cazorla extrema la vigilancia viaria para que los vecinos recojan los excrementos de sus mascotas

La concejalía de Seguridad Ciudadana en colaboración con la Policía Local lucha para hacer cumplir la ordenanza reguladora sobre convivencia ciudadana.

El Ayuntamiento de Cazorla, a petición de decenas de vecinos preocupados por el estado en que se encuentran muchas de las calles del municipio, ha puesto en marcha un dispositivo especial de vigilancia en colaboración con la Policía Local, con el objetivo de hacer cumplir a los dueños de los perros la ordenanza reguladora de convivencia ciudadana, aprobada en el año 2013, y que hundía sus raíces en la de tenencia de animales domésticos del año 2003.
“Desde la concejalía de Seguridad Ciudadana somos conscientes del problema que supone que los propietarios de perros no cumplan con su obligación dejando los excrementos en la vía pública”, ha afirmado José Luis Olivares, que ha apuntado que es “algo que está reglado y que además si los vecinos que incumplen la norma son vistos serán multados porque tenemos que tener en cuenta que somos municipio turístico”.
El Ayuntamiento ha abierto además una línea de trabajo con Asama, la Asociación de Amigos de los Animales de la Comarca de Cazorla, para que lleven a cabo labores de concienciación mediante diálogo entre sus socios. Además, Olivares ha manifestado el grado compromiso y trabajo que los integrantes de esta asociación tienen con los animales y en general con el municipio, y en base a eso están buscando “la mejor forma de darle respuesta a sus necesidades como colectivo ante la necesidad de un lugar adecuado para tener a los animales”.