Inauguración de la remodelación del Centro Asistencial de APROMPSI

20160801 Visita a Centro María Mackay de Cazorla (2)El presidente de la Diputación, Francisco Reyes, ha participado hoy en una visita a Cazorla junto a la consejera de Igualdad y Políticas Sociales del Gobierno andaluz, María José Sánchez. Acompañados por el alcalde del municipio, Antonio José Rodríguez, con el que han mantenido un encuentro previo en el ayuntamiento de la localidad, han visitado el centro María Mackay, un espacio gestionado por Aprompsi recientemente remodelado, desde el que se ofrecen servicios especializados a las personas con discapacidad intelectual. Durante esta visita, a la que también han asistido el presidente de Aprompsi, Vicente Oya, alcaldes de la zona, trabajadores y usuarios del centro, Reyes ha subrayado la “actitud incansable” de esta organización para “mejorar su infraestructura y servicios”, demostrando “un gran compromiso” para las personas con este tipo de discapacidades.

En ese sentido, Francisco Reyes ha puesto de relieve la trayectoria de Aprompsi: “Más de medio siglo de vida contribuyendo a mostrar las capacidades de sus usuarios, a favorecer su autonomía personal y a facilitar su integración social”. Por otra parte, el presidente de la Diputación ha destacado “el compromiso del Gobierno andaluz con las políticas sociales, haciendo sostenible aquello en lo que cree”, un compromiso visible en ámbitos como la Ley de Dependencia, la educación o la sanidad”. En ese sentido, Reyes ha incidido en el carácter de inversión que tiene el gasto en políticas sociales, haciendo referencia a la generación de empleo no deslocalizado “como uno de sus valores añadidos”.

En esta línea, María José Sánchez ha destacado el empleo generado en este centro: “Más de 26 personas para ofrecer un servicio de calidad, convirtiéndose en extensiones de la familia de los usuarios”. A su vez, ha puesto de relieve “la importancia de que las personas con discapacidad puedan estar atendidas en su propio entorno”. La consejera de Igualdad y Políticas Sociales ha recalcado el compromiso de la Junta con la Ley de Dependencia: “No hay nada que dignifique más un pueblo que atender a las personas que tienen unas necesidades especiales”.

Desde este complejo asistencial se ofrecen servicios especializados para personas con discapacidad intelectual y sus familias. De esta forma, el María Mackay cuenta con una residencia para personas gravemente afectadas, con 24 plazas, desde donde se facilita una atención integral a personas con discapacidad intelectual, física, visual o parálisis cerebral. Además, dispone de un centro diurno de terapia ocupacional, con capacidad para 30 personas y un centro de Atención Infantil Temprana, con 40 plazas para niños de hasta 6 años, con un área de acción que se extiende a la comarca de la Sierra de Cazorla y otras localidades cercanas.