Ermita San Isicio

Es tradición que, allá, en los albores del cristianismo, uno de los siete Varones Apostólicos, Hesiguio o Isicio, trajo a Cazorla la luz de la fe y estableció en ella su sede episcopal, por lo que, desde tiempo inmemorial, se le venera como Patrón y, el 15 de Mayo de cada año, el pueblo se traslada en procesión hasta la “Pedriza”, lugar donde el Santo fue lapidado y tiene su ermita.

El año de 1535, una terrible epidemia de peste diezmaba la población, ocasionando gran cantidad de muertes, tanto en personas como en animales. La situación era desesperada: los cazorleños acudieron a su Patrón, San Isicio, y la plaga cesó. En memoria de semejante portento, los dos cabildos de la villa, el civil y el eclesiástico, hicieron voto perpetuo de celebrar, cada año, la fiesta del Santo como día de precepto, con liturgia “doble mayor de primera clase”. Agrupación San Isicio.

Desde entonces, año tras año, en cumplimiento de esta promesa, la tarde del 14 de Mayo, se trae a San Isicio desde su ermita a la Parroquia; los hortelanos de aquel pago se apresuran a adornarlo con lo mejor que tiene: olorosas rosas de mayo, madreselvas y romero, y, Arriba en la mano del Santo, que bendice, las primeras cerezas y un manojo de ubérrimas espigas. Cuando el piadoso cortejo llega al pueblo, ya está iciciada la noche, entonces, un singular espectáculo se ofrece a los ojos de los romeros:

MILLARES DE CAPARAZONES DE CARACOL, convertidos en candiles, Estandarte de San Isicio artísticamente colocados en fachadas y balcones, iluminan la salida de la procesión. Es costumbre secular, que no por antigua deja de sorprender cada año.

El día 15 el Consejo asiste bajo mazas, y la campana “gorda” del reloj toca incesantemente, hasta que la Corporación penetra en el templo. En las primeras horas de la tarde, se devuelve el Santo a su ermita. El Ayuntamiento obsequia a los romeros con la típica “cuerva” y los jóvenes enamorados ofrecen a sus prometidas el tradicional “cartucho”, pletórico de confites.
Esa tarde se celebra un baile serrano típico en el que participan mujeres vestidas con traje típico a la bajada del Santo en la “Plaza Vieja” y una vez finalizado el Santo es trasladado hacia la Parroquia.